Sumario 18: ¿Realmente ha ayudado a los pobres un programa de cuidado de salud en México?

Un grupo de investigadores desarrolló un experimento de campo de tipo aleatorio durante la ejecución por fases del Seguro Popular, un programa dirigido a proporcionar seguro médico, cuidado médico regular y preventivo, medicamentos y facilidades de salud a 50 millones de mexicanos sin seguro. Trabajando en estrecha colaboración con los encargados de implementar el programa y con los gobiernos locales, los investigadores asignaron el tratamiento a 118,569 hogares en siete estados mexicanos. El tratamiento consistía de una campaña para matricular a los hogares en un conjunto de medidas de salud, incluyendo beneficios y acceso a medicinas. Luego, los investigadores encuestaron los hogares dos veces a lo largo de un periodo de diez meses (primero en agosto-septiembre del 2005 y nuevamente en julio-agosto del 2006) para medir los resultados.

¿Política pública para los pobres? Una evaluación aleatoria del programa de seguro médico universal en México

Fecha de Publicación: Wednesday, March 25, 2015

Coautor: Gary King,, Emmanuela Gakidou, Kosuke Imai, Jason Lakin, Ryan T Moore, Clayton Nall, Nirmala Ravishankar, Manett Vargas, Martha María Téllez-Rojo, Juan Eugenio Hernández Ávila, Mauricio Hernández Ávila, Héctor Hernández Llamas

Click to Download the Data

Pregunta de investigación:

Seguro Popular, un programa mexicano de seguro médico universal, intentó reducir la prevalencia de costos catastróficos de salud entre los pobres. ¿Fue exitoso?

Preparado por: Damaris Colhoun

Spanish

Trasfondo:

Este estudio es notable por ser el primero de su especie: ninguno de los países que ha implementado modelos de cuidado de salud como Seguro Popular ha sido evaluado mediante un estudio científico de tipo aleatorio y de tan gran escala como este.  Tomando en cuenta que muchos experimentos de política pública son “torpedeados por políticos” a quienes les preocupan los deseos a corto plazo de sus constituyentes, “como aquellos que terminan en grupos control sin servicios nuevos”, los investigadores diseñaron este experimento para que sobreviviera semejantes misiles políticos. Mediante la construcción de la evaluación en un programa “del mundo real” respaldado por el gobierno mexicano y que estaba en el proceso de ser implementado, los investigadores lograron que la asignación aleatoria fuera factible política y éticamente, ya que todos los grupos control podían matricularse en Seguro Popular, incluso antes del “tratamiento”.


Diseño de investigación:

El experimento determinó al azar quién recibiría el tratamiento (el grupo de tratamiento) y quién no (el grupo control). Los hogares dentro del grupo de tratamiento fueron alentados a solicitar el seguro médico, mientras que a las familias que vivían en las áreas del grupo control no se les ofreció nada adicional, así que permanecieron en el seguro tradicional. Los investigadores encuestaron 32,515 hogares en el primer sondeo, recopilando datos sobre los gastos de la persona a cargo del hogar, datos individuales de un individuo seleccionado de manera aleatoria y evaluando si se habían registrado para recibir el Seguro Popular. En la encuesta de seguimiento diez meses después, los investigadores entrevistaron 29,897 hogares, enfocándose en gastos. Los investigadores anualizaron los gastos de salud reportados por la persona a cargo del hogar, basado en los pasados 1-3 meses. Si los gastos de salud de un hogar comprendían 30% o más de su presupuesto anual, menos el costo de necesidades básicas como agua y comida, se definían como catastróficos.

Más de la mitad de las comunidades que participaron del estudio eran pobres. Entra los hogares encuestados, 55% fueron definidos como altos en bienes. Esto significa que tenían al menos la mitad de los siguientes artículos: piso que no fuera de tierra, electricidad, máquina de lavar ropa, estufa de gas, teléfono y otras comodidades.

Los investigadores identificaron un patrón importante que indicaba sesgo: en la encuesta pre-tratamiento, los pobres tendían a reportar que eran un poco más saludables, y los ricos decían que estaban más enfermos, que aquellos en el grupo control. Esto puede deberse al azar o a un efecto tipo placebo.

Resultados:

Algunos de los resultados fueron sorprendentes. Por ejemplo, los investigadores encontraron que en los grupos control una cantidad pequeña de hogares se registró en el programa, mientras que muchos individuos en el grupo de tratamiento decidieron no matricularse. Los resultados trascienden líneas de ingreso también, pues sugieren que la asignación al tratamiento fue mucho más efectiva en las áreas más pobres. Sin embargo, este patrón no es evidente en los hogares individuales: aquellos con más bienes viviendo en áreas pobres eran tan propensos a matricularse en Seguro Popular como sus vecinos más pobres.

En cuanto a los gastos, los investigadores encontraron que 8.4% de los grupos control gastaron más de 30% de su ingreso anual en salud en el último año; a aquellos que se matricularon Seguro Popular le redujo la proporción de los gastos catastróficos en un 55%, con la mayoría del efecto ocurriendo en hogares más pobres. Durante el periodo de evaluación de diez meses, Seguro Popular le disminuyó los gastos catastróficos a todos en un 23%. Estos hallazgos sugieren que Seguro Popular ha sido exitoso en reducir gastos catastróficos y desembolsos personales de dinero para costear procedimientos ambulatorios y hospitalizaciones, especialmente entre los pobres. Adicionalmente, puede ser que ahora México tenga un sistema científicamente validado para proveerle servicios de salud a sus ciudadanos más pobres.

Implicaciones para política pública:
  • Además de ser la primera evaluación científica aleatoria a gran escala de un programa nacional de seguro médico, este estudio también puede servir de ejemplo para otros países que quieran adoptar un modelo similar para evaluar sus programas de cuidado médico.
  • Finalmente, los forjadores de política pública y el personal de salud en las comunidades deben tomar en consideración los hallazgos de este estudio: la decisión de un hogar de matricularse en un plan médico dado puede tener menos que ver con el ingreso del hogar que con actitudes comunitarias más amplias.